ESPAÑA EN SUDÁFRICA: CUANDO LO BUENO SE CONVIERTE EN NO TAN BUENO

by

“Lo peor no es la derrota, es la imagen que dejamos, las sensaciones con las que nos vamos”. No recuerdo haber escuchado esta frase en el día de ayer ni tras la derrota de España ante Suiza. Quizás no sea necesaria o incluso demasiado alarmista. Pero es una frase tan manida y socorrida en esto del balompié que escucharla no hubiera sido del todo extraño.

Sí, admito que es algo exagerado ya que la ‘roja’ no hizo un partido horrible. Pero la verdad es que no jugó del todo bien. Tocar, tocar y tocar no siempre equivale a jugar bien porque recordemos que jugar bien no es jugar bonito exclusivamente, o combinando o…, no. Jugar bien suele ser hacer las cosas correctas para doblegar a tu adversario, acertando en las decisiones tanto en el campo como desde el banquillo. Basta ya de unir y monopolizar el jugar bien con el jugar bonito

Y ante la selección entrenada por Ottmar Hitzfield, nuevo héroe suizo, España no logró ese objetivo. Mucho toque y mucho mover la pelota sin crear situaciones de peligro. O al menos no demasiadas. El problema principal fue la falta de espacios y la profundidad en la zona ofensiva. Salir con cinco tíos que juegan y crean su mejor fútbol en el centro del campo fue una rémora que le costó superar a los de Del Bosque.

La posesión fue toda de la ‘roja’ pero no se plasmó en ocasiones de gol. Algo falla por mucho que quieran hacer ver que, como dijo Julio Iglesias, la vida sigue igual. Y en eso tiene que trabajar el cuerpo técnico español, encontrar soluciones a los diferentes aspectos que fallaron.

Comentar también el error en el que cae prensa y aficionados: tener el balón siempre en tu poder no tiene porque ser bueno del todo. Sí, es mejor que no tenerlo pero ¿para qué lo quiero si no le doy un buen uso? El fin de tener el balón es la superioridad en ocasiones y nunca que el rival corra alrededor de tu posesión. Eso debe tenerse muy presente.

Repito algo que se ha dicho mucho estos días: profundidad y espacios. Algo similar le sucedía a Brasil en su partido contra Corea del Norte, tocaban en corto y retocaban pero no llegaban a ninguna parte. Solucionado con más movimiento y las apariciones de Bastos y Maicon. En España a falta de Ramos y Capdevila, limitados a apoyar la salida y sin llegar a línea de fondo, se necesitaba ocupar las bandas para crear espacios dentro.

Para eso bastaba mandar a Iniesta y Silva pegarse a la línea de cal. Y quietecitos sin moverse, único movimiento permitido: encarar y buscar línea de fondo. Drástico, excesivo y encima no son jugadores habituados a jugar ahí de continuo, tienden a buscar el centro. Bueno, no había que tenerles 45 minutos ahí, con 10-15 para cambiar la defensa suiza hubiese bastado.

El resumen es que hubo errores en el campo, hubo errores en el banquillo y hay errores de mentalidad en un marco grande de seguidores de la selección española. Porque no, España no jugó del todo bien. Y sí, algo pasó. Pequeño y de fácil solución. No hay porqué alarmarse, siguen siendo favoritos. Pero cuando algo no termina de funcionar lo mejor es solucionarlo, nunca echar balones fuera.


Síguenos en Twitter y Facebook

Foto: Marca.com
Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: