MALDITO EL MAESTRO O MALDITO EL APRENDIZ

by

Banner Champions

Cuando hace trece años el difunto Bobby Robson fue relegado a labores de despacho, Jose Mourinho pensaba que su futuro estaría lejos del Camp Nou. Núñez había fichado en sustitución del ‘paciente inglés’ al que siempre había querido: Louis Van Gaal. Algo vio el holandés en aquel joven portugués, para darle cobijo bajo la tejavana del banquillo blaugrana. Las labores de seguimiento se conjuntaron con su presencia en la banda para traducir y, de paso, aprender de un gran maestro.

El carácter del Van Gaal es inversamente proporcional a su modestia. Ayer ante los periodistas no quiso colgarse ni una medalla por ser uno de los maestros de Mourinho, junto a Robson, y declaró que el portugués “se retrató sólo”. Esta noche se verán de nuevo las caras. Esta vez no será sobre el césped ‘culés’ o la vieja Masía de Can Planes, sino en casa del que en algún momento fue el eterno rival, el Santiago Bernabéu.

El fútbol está lleno de caprichosos y cuando la gente supo que se iba a celebrar la final en el Santiago Bernabéu, muchos empezaron a soñar con un Real Madrid – FC Barcelona. Los merengues, con exceso de miedo escénico durante toda la temporada, no pasaron de octavos. Mientras que los culés, tal vez como consecuencia de los millones de dedos cruzados madridistas, se quedaron a un gol de la venganza perfecta. Finalmente, Bayern e Inter serán los invitados a una fiesta en la que nadie, ni el más iluso, les esperaba.

El carácter de Van Gaal se ajusta a la perfección en la maquinaria alemana. Hoy les faltará su pieza más importante, Frank Ribery, pero en este equipo lo que más premia es el juego colectivo. La revelación Müller, el goleador Olic, el carácter germano de Schweinsteiger o el ‘bien vendido’ Robben hacen que el Bayern salga con claras oportunidades para llevarse el cetro europeo de vuelta a Munich, algo que no pasa desde 2001.

La necesidad de ganar la Champions es más imperiosa para el Inter de Milán. No la ganan desde hace 45 años. La gran estrella entre los ‘neroazurri’ es, sin duda alguna, Jose Mourinho. Todo gira a su alrededor y consigue quitar la presión a un equipo que maneja todos los registros futbolísticos. La antigua guardia pretoriana sigue formando la base de los italianos, mientras que el talento de Sneijder y la persistencia atacante de Eto’o (que puede repetir triplete), junto a la majestuosidad de Diego Milito dentro del área permiten a los interistas soñar con el añorado título de emperadores del continente.

Gane quien gane esta noche, Florentino Pérez tendrá que ver impasible como uno de sus repudiados holandeses se proclama campeón de Europa. Hoy, a bien seguro, Mourinho o Van Gaal entonarán, repectivamente, aquello de maldito el maestro o maldito el aprendiz.

Anuncios

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: