JOSÉ MOURINHO: ENEMIGO PÚBLICO NÚMERO UNO

by

Banner Champions

“Por favor, no me llaméis arrogante, soy campeón de Europa y creo que soy especial”. Así se declaraba José Mourinho al poco de llegar al Chelsea. De ahí a ser conocido como ‘The Special One’ no pasó mucho tiempo, apenas las escasas horas que tardaron los medios de comunicación en dar a conocer la frase en cuestión.

La polémica siempre ha acompañado al entrenador portugués desde sus inicios. Los seguidores ‘culés’ estarán muy de acuerdo con ello. Pero no sólo las ha tenido tiesas con el Barça, a fin de cuentas si uno repasa su trayectoria no ha dejado títere con cabeza. Ferguson, Wenger, Messi, Ranieri, el Milan… sus víctimas verbales son de lo más variopinto. No se frena ni en las grandes victorias.

Muchos son los que le reprochan esta actitud para con sus rivales y nos faltan dedos en manos y pies si uno se para a contar las enemistades que se ha ganado a lo largo de esta década. A su afilada lengua sumémosle la actitud arrogante que muestra en los partidos y ruedas de prensa, su extrema ambición o los gestos con los que deleita a las cámaras y aficionados en los encuentros.

Desde luego que Mourinho no parece el yerno perfecto. Al menos no es el que toda madre desea para su hija. Pero repasando el historial de frases y polémicas del técnico portugués la conclusión que se saca, más allá de filias y fobias, es la de encontrarnos ante un aglutinador de la atención mediática. Ni es el primero ni será el último de esta estirpe. Los Helenio Herrera, Brian Clough o Javier Clemente se sentirían molestos si no contásemos con ellos en esa lista.

Hablamos de entrenadores que buscan atraer a sí mismos la presión y atención de los medios de comunicación descargando de esa manera a sus jugadores. Y de eso sabe bastante el técnico del Inter. Un aspecto que se ha visto potenciado o magnificado por la prensa a raíz de su trabajo en el Chelsea. El ejemplo más claro para el aficionado español se encuentra en los diferentes duelos disputados ante el Barça, donde sus declaraciones y polémicas han sido de lo más variado.

Dejando a un lado su lado polémico y centrándonos en su labor como técnico, en cuanto a trayectoria pocos podrán negarle su buen hacer. 17 títulos desde que debutó con el Benfica en el año 2000 hablan por sí solos. Pero los grandes momentos no llegaron desde el primer día. Su estancia con las ‘águilas’ fue breve pero intensa, nueve partidos que le bastaron para demostrar su valía como técnico pero también para ponerle el cartel de ‘entrenador difícil’.

Cuando todo parecía circular sobre ruedas en el club lisboeta, unas elecciones en mitad de la temporada y el consiguiente cambio en la directiva hicieron que Mourinho andase con la mosca detrás de la oreja. Su siguiente paso, tras una contundente victoria ante el Sporting de Lisboa por tres goles a cero, fue la de pedir la renovación en vista de que su contrato terminaba esa misma temporada. Ante el rechazo del presidente, su decisión fue tan contundente como irrevocable, cogió las maletas y dejó atrás su periplo en las ‘aguilas’.

Su siguiente parada fue en el modesto Uniao Leiria, donde también terminó antes de tiempo. Concretamente la etapa llegó a su fin cuando a mitad de su primera temporada el Porto llamó a su puerta tras realizar un gran trabajo hasta el momento dejando quinto a su por hasta entonces clubs. Mostrando su ambición no lo dudó y dejó plantado al Uniao Leiria para intentar remontar el vuelo de un triste Porto.

Aquí se llega al punto de inflexión en la carrera del portugués. Cogió a un equipo que temía quedarse fuera de Europa y lo dejó ganador de la UEFA y la Champions League de manera consecutiva. De su estancia en los ‘dragones’ al salto al Chelsea, donde su historia se hace conocida por todos.

Si su historia se hace conocida no iba a ser menos su manera de trabajar. Con José Mourinho nos encontramos ante un técnico moderno, amigo de las nuevas tecnologías y métodos para hacer su labor mejor o, por lo menos, más fácil. Reconocido amante del buen fútbol, no niega de realizar un tipo de fútbol completamente contrario para lograr la victoria. Hablamos, por tanto, de un hombre centrado en un fin que deja a un lado el convencimiento de un único tipo de medio posible para alcanzar dicho fin.

Esto es fácil de observar en su trabajo en Inglaterra e Italia. Al llegar a Inglaterra su Chelsea realizaba un fútbol eléctrico, de bella factura para el jugador y el espectador. Con dos puñales en las bandas (cómo olvidar al Robben del Chelsea) y un poderoso nueve fijando la defensa rival, un gran llegador como Frank Lampard y, eso sí, la ausencia de un creador. Porque si de algo han carecido Inter y Chelsea ha sido precisamente de un cerebro que dirija con maestría la transición ofensiva.

En el Inter no lo tiene y en Londres Lampard no era (ni es) ese tipo de jugador. Mourinho gusta de tener jugadores potentes en el centro del campo y capaces de conectar rápidamente con los de arriba. En Italia ha cambiado el “electricismo” por el pragmatismo. Visto que su intención inicial de seguir manteniendo el 4-3-3 con extremos no funcionó ante el nulo rendimiento de Mancini y Quaresma, sigue jugando con un sistema similar pero los hombres han cambiado bastante.

Basta con ver como Eto’o ocupa una de las bandas del ataque para valerse de su gran esfuerzo en la presión. Y esto entre otros aspectos ha sido motivo de queja en determinados círculos amantes del buen fútbol, tiranos del toque y la posesión. Tachan al entrenador portugués de ‘ultradefensivo’. Sí, es cierto que el partido de vuelta en el Camp Nou dejó esa imagen. Más allá de eso habría que entrar a considerar muchos otros aspectos que darían para escribir un libro.

Pero, siendo breve, cuesta creer esa unión de Mourinho y el ultradefensivismo. Cómo ya he comentado, el técnico del Inter es un hombre pragmático y que no tiene miedo a cambiar su ideario básico para hacer frente a su rival y vencerle tras minimizar sus fortalezas. Aunque quizás no sea bonito o políticamente correcto decir que ‘Mou’ no es ultradefensivo ante la gran cantidad de gente que no siente ningún tipo de aprecio por él.

El hombre ante el personaje. ¿Con qué quedarse? Lo único que nos queda claro es que nos encontramos ante un preparador de indiscutible calidad, como demuestra el hecho de encontrarse con la opción de ser capaz de conseguir la Champions League con dos equipos diferentes. A las puertas de hacer historia una vez más. No muchos traductores pueden decir eso.

Anuncios

Etiquetas: , ,

Una respuesta to “JOSÉ MOURINHO: ENEMIGO PÚBLICO NÚMERO UNO”

  1. carlos hernan Says:

    simplemente mourinho es el personaje al que todos quieren ver y oir es una persona autentica y no falsa humilde como muchos lo son …….. espero que este año tanto MOURINHO como RONALDO sean el centro de atraccion del mundo y de los medios!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: