LA EUROPA LEAGUE QUIERE DECIDIR A SU PRIMER GANADOR

by

Llega la primera final europea del año. Con los jugadores, técnicos, directivos y sobretodo aficionados de ambos equipos con los nervios a flor de piel, queda muy poquito tiempo para que el balón eche a rodar en Hamburgo. En cuanto suene esta canción la Europa League estará a poco menos de dos horas de nombrar su primer ganador.

Fulham y Atlético de Madrid están ante una oportunidad histórica. Son dos clubs maltratados en épocas pasadas, ricos en anécdotas y escasos de hazañas. Al menos en comparación a otros clubs que les rodean. Ahí radica su gran semejanza ya que están acostumbrados a vivir bajo la alargada sombra de otro (el Atlético) y otros equipos (el Fulham).

Pero aún así, no nos engañemos, la memoria atlética es mucho más benévola que la de los ingleses, aún a pesar de su largo historial de “desgracias” y su apelativo de “el Pupas”. Porque los ingleses, a quienes en vísperas del partido de vuelta de las semifinales dediqué estas líneas, tienen para dar y regalar. El simple hecho de ser el único club profesional inglés sin ningún título a sus espaldas les avala.

En lo que respecta a su trayectoria en Europa, los madrileños cuentan en su haber con la Recopa de 1962, lograda curiosamente en suelo alemán (Stuttgart); mientras que tienen otras tres finales disputadas y contadas por derrotas. Cómo olvidar la dolorosa final de la Copa de Europa de 1974 ante el Bayern de Munich. El Fulham por su parte sólo han participado en Europa una vez con anterioridad, cuando en el año 2002 el Hertha de Berlín les dejaba fuera en los dieciseisavos de final.

En esta edición sus trayectorias han sido ligeramente diferentes. Mientras los rojiblancos cayeron desastrosamente en la fase de grupos de la Champions League y poco a poco han ido pasando rondas con la peculiaridad de sólo haber ganado los dieciseisavos ante el Galatasaray y con la única victoria como local ante el Liverpool en las ‘semis’, los ‘cottagers’ han realizado una muy meritoria fase final eliminando (y ganando) a Shaktar, Juventus, Wolfsburgo y Hamburgo.

A dichos emparejamientos hacía referencia ayer el técnico del Fulham, Roy Hodgson, cuando decía que han tenido “unos cruces más difíciles en esta competición”. Algo que por lo menos hay que poner en duda viendo los rivales rojiblancos. Pero aún así la temporada de su equipo en esta competición sólo puede denominarse con una palabra: “increíble”. Las remontadas ante Juve y Hamburgo hablan por sí solas.

Curiosa diferencia de edad en los banquillos, uno que bien puede estar en los últimos años de su carrera y otro que apenas está empezando. Hodgson ha focalizado su carrera fuera de las islas con grandes resultados mientras que Quique Sánchez Flores ha hecho lo propio en España. En títulos gana el inglés ante lo vacío del palmarés de un entrenador madrileño que sólo cuenta con una Copa de la Liga portuguesa lograda con el Benfica.

Los equipos y jugadores que manejan son muy diferentes. Los ingleses basan su fuerza en el bloque y el trabajo. No son un equipo netamente defensivo pero el ex técnico del Inter hace especial hincapié en el achique de espacios y el esfuerzo del colectivo para frenar las acometidas rivales y a partir intentar crear juego moviendo el balón o, en última instancia, buscando el balón largo a Zamora. Con un centro de la defensa lento no le queda otra. Atrás manda Hangeland, defensa clave y por el que suspiraba un rechazado Arsène Wenger. Los laterales centrados en labores defensivas y de apoyo a los medioscentros y extremos en ataque, no se les verán demasiadas florituras y excesos fuera de posición.

En el centro del campo el trabajo tiene el nombre de Dickson Etuhu. El nigeriano realiza siempre un desgaste físico brutal durante los 90 minutos. Con el balón es otra historia, sufre bastante y como buen conocedor de sus limitaciones no se le verá mucho con él en los pies. Juega sencillo para su compañero en la medular o abriendo a banda. Murphy es el faro del Fulham. Aceptable distribuidor, sabe conectar con los jugadores ofensivos y no se aleja del esfuerzo defensivo. Por el pasa el 60% de su juego ofensivo.

En bandas Davies y Duff, peligro y calidad por partes iguales, el irlandés mantiene cierta explosividad aunque nunca llegó a lo que se esperaba de él. Gera será el que actúe de segundo delantero ayudando a un tocadísimo Bobby Zamora, quien puede ser un buen dolor de cabeza para la defensa atlética.

En el Atlético poco que decir que cualquier lector de este blog no sepa. Con la defensa más asentada gracias a la aparición de De Gea y Domínguez, la ausencia de Tiago la rellena Quique con un Raúl García que ha ido a más en la competición. La calidad irregular de siempre en bandas con Simao y Reyes y la pólvora del ataque que forman Forlán y Agüero.

Esto es lo que hace favoritos a los rojiblancos. Aunque en Inglaterra apuesten por el Fulham (no puede ser de otra forma) la verdad es que el Atlético está por encima del conjunto inglés. Pero que nadie se confíe ya que esto, a priori, no será una repetición del Sevilla – ‘Boro’ de hace unos años. El Fulham es más equipo, más bloque, y eso puede atragantársele a los de la ribera del Manzanares. Si se me pide un pronóstico no sabría darlo. De apostar mi dinero ni hablar. Si se me pide repartir las probabilidades de victoria, lo dejaría en un 55 o 60% para el Atlético. Pero ya se sabe, aunque no sea el Bernabéu, ‘noventa minuti son molto longo’.

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: