EL PORTERO, LA EXCENTRICIDAD TRIDIMENSIONAL

by

“No conozco nada más idiota que morir en un accidente de automóvil”. Albert Camus se refirió así al infortunio mortal del ciclista Fausto Coppi y, casualidades del destino, él acabó de la misma manera unos días después. Camus es el filósofo de lo absurdo, quizá por eso eligió ser portero de fútbol. En su juventud defendió la camiseta del Racing Universitario de Argel donde aprendió, según sus palabras, todo lo que sabía sobre la moral y las obligaciones de los hombres. Siempre recogiendo la pelota del fondo de la portería, siempre evitando el gol del rival.

Es difícil creer que haya hombres “tan idiotas” de elegir voluntariamente la portería. El fútbol es gol y eligen evitarlos. Son los encargados de impedir lo más sagrado del balompié. Motivo por el que son odiados por los aficionados. Los guardametas son los culpables de los ceros en los marcadores, aunque también son blanco de las risas si ‘cantan’ demasiado. Viven en el filo del alambre.

Con una sola pifia, el guardameta arruina un partido o pierde un campeonato, y entonces el público olvida automáticamente todas sus hazañas y lo condena a la desgracia eterna. Moacyr Barbosa tuvo la mala suerte de ser el mejor portero de Brasil y jugar la final del Mundial de 1950 frente a Uruguay, aquella que pasó a la historia como el ‘Maracanazo’. Barbosa falló al intentar despejar un disparo del delantero charrúa Ghiggia y subió el 2-1 al marcador. Muchos brasileños le culparon de la derrota y fue conocido durante años como ‘el portero maldito’. Quedó tan marcado que él mismo repetía que sólo sería absuelto “por la justicia divina”.

Por eso, hace falta tener mucho carácter para triunfar en una posición demasiadas veces cruel, devastadora. El guardameta siempre es una persona especial. Tanto dentro como fuera del terreno de juego. Su carácter es distinto, suele ser original, meticuloso, detallista, alguno con un punto de locura. En los países sudamericanos, tan dados a los sobrenombres, los apellidos de los porteros suelen estar acompañados por el adjetivo de ‘loco’, como Hugo Gatti y René Higuita (es famosa su parada a lo escorpión). Estos son alumnos aventajados de Amadeo Carrizo, un innovador. Carrizo fue el primer portero en salir del área para empezar el ataque de su equipo, incluso solía regatear a sus rivales. Instauró un estilo en las porterías sudamericanas, que continuaron los mencionados anteriormente más algunos otros como Jorge Campos y José Luis Chilavert. Arqueros que han destacado tanto por sus paradas, como por su juego con los pies. Incluso, por su capacidad goleadora.

Pero el gol de un portero es la paradoja suprema en el fútbol. Hace unas semanas Claudio Bravo, portero chileno de la Real Sociedad, fue protagonista de muchos videos y titulares por haber metido una falta. No fue un golazo, pero logró el objetivo. El entrenador corrió el riesgo de permitir el experimento porque sólo quedaba un minuto para el final de la primera parte. Lo habían hablado. De hecho, el guardameta es un habitual de los lanzamientos de falta en los entrenamientos. Era una forma de desquitarse de un error que cometió dos jornadas antes al intentar regatear al delantero rival. En aquella ocasión pecó de su exceso de confianza con los pies, unos riesgos que le han puesto muchas veces en entredicho.

El que nunca estuvo en entredicho fue Lev Yashin, la Araña Negra. Era el guardameta ideal. Reunía todas las virtudes: agilidad, seguridad, reflejos, un enorme sentido de anticipación y, sobre todo, sobriedad. Se puede decir que es el prototipo de guardameta europeo y el único al que se le ha reconocido su labor bajo los palos otorgándole el Balón de Oro en 1963. Fue el primer gran portero, con permiso de Ricardo Zamora, y al que han seguido cancerberos como Gordon Banks, Dino Zoff, Oliver Kahn, Gianluigi Buffon e Iker Casillas. Todos con una marcada personalidad y sin florituras a la hora de atajar. No nos podemos olvidar al más excéntrico de los europeos, el alemán Sepp Maier. Uno de los iconos del todopoderoso Bayern de los ‘70 y puntal de la selección alemana que se alzó con el Mundial en 1974. Fuera del campo, bromista, huraño y en ocasiones agresivo con la prensa.

Todos han tenido su momento de gloria y forman parte de la historia del fútbol En un rincón de esa historia se encuentra otro artista, el escultor vasco Eduardo Chillida que hizo sus pinitos con los guantes en su juventud y fue en la portería donde aprendió “cosas nuevas sobre el espacio y el tiempo, porque en ese lugar están actuando y de qué manera. Es la única zona tridimensional del campo. Donde ocurren todos los fenómenos activos es en el área y en la portería”.

Anuncios

Etiquetas: , ,

4 comentarios to “EL PORTERO, LA EXCENTRICIDAD TRIDIMENSIONAL”

  1. LA PORTERÍA, DECISIÓN CRUEL « Pegado al palo Says:

    […] húngara de Puskas, Van Bereven en la Naranja Mecánica, Andoni Zubizarreta en el Dream Team… Hace unas semanas hablábamos de su excentricidad, ahora nos detenemos en el quebradero de cabeza que producen en algunas de las selecciones que […]

  2. LA PORTERÍA, DECISIÓN CRUEL « Pegado al palo Says:

    […] húngara de Puskas, Van Bereven en la Naranja Mecánica, Andoni Zubizarreta en el Dream Team… Hace unas semanas hablábamos de su excentricidad, ahora nos detenemos en el quebradero de cabeza que producen en algunas de las selecciones que […]

  3. mario Says:

    y qué hay de ladislao mazurkiewicz? o es que el que ha escrito ésto desconoce la gran historia del fútbol uruguayo? lev yashin le regaló sus guantes en inglaterra 66, porque era el único, según sus palabras, que merecía quedárselos; por favor , higuita buen portero? el veterano jugador de camerún agradecido eternamente por su regalo; campos? que ganó? por favor señor entérese del fútbol de todos los tiempos, gracias.

  4. Alexis Vicente Says:

    La verdad que el fútbol uruguayo me pilla lejos, pero intento aprender. Tendré en cuenta tu opinión y me informaré sobre Mazurkiewicz. POr otra parte, este post no pretende hacer un repaso a los mejores porteros, sino a los que han destacado por su excentricidad por eso el comentario a Campos, Higuita y Chilavert.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: