TATE, AQUÍ HAY TOMATE (I)

by

El fútbol es ese deporte donde dos equipos compiten por meter una pelota en la portería del equipo contrario. El que más goles marca, gana el partido. Esa es la premisa del deporte rey por excelencia. El problema reside cuando los dos equipos no aplican esa lógica y se declaran treguas de 90 minutos. Pactos de no agresión que aburren a las gradas. También está un caso más lamentable, el de los equipos que directamente ponen precio a su portería…

En la actual Copa de África sucedió un curioso caso de estos. A la anfitriona, Angola, y a la mundialista Argelia les servía el empate para pasar de ronda y dejar fuera a Mali. ¿Adivinan el resultado?. En efecto, pacto de no agresión que concluye con empate a 0… como muchos partidos de la liga española cuando llega la última jornada (a la cabeza vienen nombres como los del Celta, Valladolid, Logroñés…). Este caso, sin embargo, no es el único partido que huele a podrido en la historia del fútbol. A continuación comentaremos los casos más sonados.

Vencer o morir

No fue un tongo. O al menos no hay pruebas evidentes de que lo hubiera. Pero la frase del guardameta Szabo pasará a la historia. Era la final del mundial de Francia 38. La selección italiana defendía el título ante Hungría en la final en París. A los italianos les llegó un telegrama de “Il Duce”, el tito Mussolini. El mensaje era escueto: “Vencer o morir”. Quedaba claro… o se gana, o mejor emigrar a Sudamérica. Los italianos ganaron aquel partido 4-2. Pero la sorpresa llegó al término del encuentro, cuando el guardameta húngaro, Szabo, soltó una frase para la historia de los mundiales: “Nunca en la vida me he sentido más feliz después de un partido. He salvado la vida a once seres humanos”.

Con disimulo

Así se lo tomaron suecos y daneses en la Eurocopa de Portugal en 2004. Llegaban a la última jornada y el empate a dos o más tantos clasificaba a ambos y dejaba fuera a Italia. El partido no fue nada sospechoso. De hecho, los daneses fueron ganando 2-1 aquel partido, dominaron y estuvieron a punto de hacer el tercero. Mientras tanto Italia no doblegaba a Bulgaria, por lo que los dos equipos del norte de Europa estaban en ese momento clasificados. Por si acaso, Jonson empató a dos y dejó la clasificación sentenciada. De nada sirvió que Cassano marcase el 2-1 para Italia en el descuento y lo celebrase sabiéndose héroe nacional. Tardó un rato en darse cuenta de que su gol no servía para nada ante el empate de los países amigos.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: