ROBINHO QUIERE VOLVER A CASA

by

Fue en un pueblo con mar, una noche al final de la jornada. Sus regates, sombreros, bicicletas y arrancadas camelaron a todos los espectadores y entendidos de la materia. Ya han pasado cinco años desde aquella noche en Cádiz. Desde entonces apenas ha habido pinceladas de aquel fenómeno y el domingo anunciaba que quería volver a Brasil, a ‘su’ Santos. El equipo del que salió a golpe de talonario ‘florentino’ y que ahora él, Robinho, se arrepiente de haber abandonado.

Un año y medio bajo la manta de lluvia helada que cubre Manchester, y una conversación con Roberto Mancini, le han bastado al (todavía) joven delantero calunga para hacer las maletas y tomar el billete de vuelta al Brasileirão, un torneo que por cada fichaje se parece más al patio de las segundas oportunidades. En un año de Mundial, Robinho no se puede permitir perder el tren a Sudáfrica, sabe que Dunga tendrá muy en cuenta su rendimiento y que en el City no contará con minutos suficientes para demostrarlo.

Abandonó Madrid con aires de grandeza, menospreciando a aquellos que más habían confiado en él y sólo tenía ojos para los ceros del talonario. No le importaba si los petrodólares eran rusos o árabes, sólo quería salir. Entonces llegó el momento que ya le daba igual que se hubiese ‘chafado’ su opción prioritaria (reencontrarse con Scolari en el Chelsea) sólo quería llegar a Barajas y coger el primer avión con destino a la millonaria Premier League. Sobre la campana y cuando ya se planteaba un año en blanco, desde Abu Dhabi llegaron los 42 millones de euros que hicieron que el Madrid diese su brazo a torcer y se convirtiese en el jugador emblema del ‘nuevo’ Manchester City.

No tardó en ‘auto-endiosarse’ y, como le pasó en la Liga, enamoró a los aficionados para después decepcionarlos. A pesar de conseguir durante la pasada temporada 14 goles en 31 partidos, lo que le convirtió en el máximo goleador de los ‘citizen’, su ritmo de vida nunca se adaptó al de Inglaterra y su rendimiento dejó muchísimo que desear. Con la segunda remesa de estrellas celestes y la salida de Jo y Elano, Robinho se quedó sin hueco el once titular y sin amigos en la ‘caseta’.

Los cantos de sirena provenientes de Barcelona, no fueron más que melodías que se llevó el viento y que no llegan a ningún sitio. La salida de Mark Hughes y la llegada de Roberto Mancini no han mejorado su situación. El míster italiano le prometió que jugaría uno de cada dos partidos. Robinho no aceptó. No quiere perderse el Mundial.

El enésimo supuesto predecesor de Pelé ha vuelto a mancillar el nombre de ‘O Rei’. Ahora, vuelve con sus ‘bicicletas’ para Brasil, para buscar aquella magia que perdió al cruzar el charco y que sólo encontró a orillas del Atlántico, en la ciudad de Cádiz.

Anuncios

Etiquetas: ,

4 comentarios to “ROBINHO QUIERE VOLVER A CASA”

  1. Ander Restoy Says:

    Si bien es cierto que Robinho deslumbró en aquel recordadísimo partido en Cádiz y que posiblemente no haya alcanzado un nivel acorde a lo que ofreció ese día, hay una corriente negativa en torno a este jugador que por una parte no alcanzo a entender.

    Robinho no rindió a nivel de crack desequilibrante pero sí que ofreció un muy buen nivel en su estancia en Madrid. El problema vino en las ganas de compararle con CR9, Kaká, y otros cracks del estilo, pero sobretodo tuvo el problema de ser comparado con Messi. Muy pronto pareció quedar claro que ese no era su nivel.

    Por rachas sí era un jugador desequilibrante (no a la misma altura que los cracks mundiales) y cuando no daba cosas diferentes a un equipo realmente plano y sin ideas. Un complemento buenísimo para una buena plantilla.

    Por otro lado considero que no se fue menospreciando a los que habían confiado en él, si no a los que primero le habían menospreciado a él (leáse directiva blanca). No olvidemos las ganas de Calderón de traerse a CR9 (en aquel momento CR7) y para ello no dudaba en ofrecer a Robinho hasta al taquillero del Bernabéu si éste le pagaba unos mínimos.

    No se sintió valorado y decidió marcharse, su error aquí fue escoger un City en reconstrucción. Ahora, que él pensara (y seguramente siga pensando) que merecía (merece) tratamiento de crack absoluto es otro debate que da para horas… o más bien minutos, porque no lo merece.

  2. Ander Carazo Says:

    Tal vez el error de Robinho es que fue fichado como un Vitorino y en la comparación no ha llegado ni al nivel de las vaquillas. No dudo que sea talentoso (lo vimos en el Carranza y en otras pequeñas pinceladas), pero el resto del tiempo se ha dedicado a ser un jugador de aprobado raspado.

    Lo del menosprecio me refería a Schuster. En su salida, Robinho dijo al alemán que no era su padre, cuando este la había tratado como tal la campaña anterior. Si recordamos, el brasileño no daba pie con bola y Bernd confiaba absolutamente en él. Aunque lo que tu dices sobre el trato que recibió de la directiva de Calderón es verdad.

  3. Ander Restoy Says:

    No puede ser un error DE Robinho ser fichado como un vitorino. Ese será un error de los que le traen y en casos como este de una prensa con ganas de encontrar un anti-Messi o anti-Ronaldinho. Fueron estos (prensa y directiva) los que le pusieron en un pedestal al que el brasileño ni se acercó.

    Difiero en lo de que se “ha dedicado a ser un jugador de aprobado raspado”. Dio un rendimiento bastante bueno para su club, con sus mejores y peores rachas. Era un jugador que desequilibraba, quizás no tanto como otros con el balón en los pies, pero es que al fútbol no se juega sólo con la pelota. No quiero decir que su rendimiento fuese excelente, pero sí mayor al de un aprobado raspado.

    Lo de Schuster ni lo recordaba, mi memoria pez suele jugarme malas pasadas. Y si, tienes razón en lo que dices. Bernd confió mucho en él, pero eso sí, estoy seguro de que el alemán no lo hacía a ciegas. Algo tenía que ver en él el alemán para seguir confiando en él. Muchas veces el fútbol es cuestión de rachas y de estados de ánimo y hay que saber tratar cada caso con la atención que merece.

    Parece que Robinho con Schuster fue un cero a la izquierda todo el año y ni mucho menos. ¿Que luego en su despedida se equivocó? Por supuesto, es de bien nacido ser agradecido y ahí el brasileño erró. Pero vamos, era muy de esperar algo así, Robinho no ha demostrado ser el tipo más sensato del mundo, ni ante la prensa ni en las decisiones que va tomando en su carrera y tampoco en cuestiones extradeportivas. Pero esto ya es otro cantar.

  4. mad10 Says:

    Yo sinceramente no estoy de acuerdo con lo que se dice acerca de Robihno.Futbolísticamente en el Madrid si demostró ser un crack y de hecho todo el peligro del Madrid venía de su banda.

    Marcó goles, dió asistencias y creó mucho peligro. Para mi el mejor del Madrid en muchos partidos. COn la prensa nunca tuvo feeling y las comparaciones con Messi nunca ayudaron.¡Pero claro es que estamos hablamos del mejor jugador del mundo!

    Luego eso si, mentalmente este chico es un desastre, incapaz de diferenciar los amigos de los enemigos, las oportunidades de las trampas.

    Está también el “factor brasileño” que hace que casi todos los jugadores de este país tengan una particular manera de ver la vida, demasiadas veces incompatible con el máximo rendimiento deportivo.

    Para mi Robihno fue un crack que podría haber hecho época.A pesar de su juventud tanto viaje no es bueno y seguramente ya no vuelva a confiar en el ningún gran club europeo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: