UNA DOBLE VISIÓN DEL CLÁSICO

by

Puyol y Cristiano

[Ander Restoy] Estando ya a miércoles, casi jueves, no descubro el mundo al decir que lo que vimos el domingo fue un partidazo entre dos grandes equipos. Ambas escuadras jugaron de tú a tú, sin miedo a lo que pudiese hacer el rival y pensando en aprovechar sus bazas. Y lo mejor que le puede pasar a un partido de cara al espectáculo es justamente eso, que cada equipo juegue pensando en si mismo y no en como desarticular al equipo rival. Para mí lo justo hubiera sido un empate con goles, pero la victoria del Barça no es desmerecida y en cambio una hipotética victoria blanca sí lo hubiese sido.

El encuentro lo decidió uno de los megacracks que había en el campo en una buena jugada blaugrana. Sí algo más hubiéramos querido ver en el partido seguramente fuese a Cristiano Ronaldo durante la superioridad numérica blanca. Curioso que ante esa superioridad el Barça no sólo fue capaz de mantener la posesión y no pasar excesivos apuros sino también que creó alguna ocasión de claro peligro. Inevitable destacar el partidazo de un Puyol que estuvo en todas, parece que no pasan los años por él. Como conclusión, por tanto es que las sensaciones que dejó el clásico fueron de dos equipos a un nivel muy superior al resto, con unas posibilidades infinitas para llevarse un partido. Que repitan ya.

barcelona-real madrid

[Mikel Liaño] Pasados ya unos días del gran clásico se pueden hacer análisis más sosegados carentes de forofismos y demás historias. El partido en si para mí no distó mucho del Barça-Madrid del año pasado, muchos pensarán que si estoy fumado, bebido o ambas cosas pero es lo que realmente pienso. Eso si dentro de la semejanza hay algunas diferencias que le hicieron ser un partido más igualado que el anterior. Al leer los textos periodísticos se puede decir que la mayoría coincide en resaltar que el Real Madrid hizo un muy buen papel a pesar de no llevarse ni un punto del Camp Nou.

Sinceramente no entiendo esta corriente porque para mí el planteamiento del partido por parte de Manuel Pellegrini fue similar al que hizo Juande Ramos en el clásico del año pasado. El Real Madrid estuvo metido en su campo con los 11 hombres buena parte del encuentro saliendo a ‘morder’ en la presión en contadas ocasiones para aprovechar las contras, algo similar a lo visto por esas tierras hace un año. La principal diferencia vino a la hora de la contra ya que quién la armaba era Xabi Alonso, Cristiano Ronaldo o Kaká, y no Robben, Drenthe o Gago. La verticalidad de estos tres cracks hizo mucho daño a un Barça que se encomendó de nuevo al salvador Puyol. La cuestión es que a pesar de este incremento de calidad la definición siguió siendo deplorable. Con un Barça más plano y un Madrid más o menos trabajador el cuento tuvo el mismo final.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: