EN VERANO EL OLIMPO Y AHORA EL INFIERNO

by

Miércoles 28 de octubre de 2009. En otras palabras, primer día de alerta máxima para el Real Madrid. ¿Por que lo diga yo? Pues no, ni siquiera tengo influencia en el equipo de mi barrio, como para tenerla en todo un Real Madrid. La cuestión es que lo dice la prensa madrileña, la catalana y hasta la extranjera. Pero eso también da igual (o al menos debería), lo que aquí realmente importa son las palabras de la directiva del club, entrenador y jugadores.

Y lo que dicen todos estos nos lleva a pensar que sí, que la crisis ha llegado mucho más pronto de lo que todos ellos podían esperar. Yo no sé si la palabra crisis es la adecuada en este momento, sí ha habido derrotas y malos resultados en los últimos partidos, pero recién termina octubre y quizás sea demasiado temprano para andar con crisis.

Es cierto que cuando Borja Pérez te hace dos y Ernesto te hace otro para perder por 4 goles a 0 ante un Segunda B que encima te supera con claridad en todos los aspectos de un partido, hay problemas graves y la palabra crisis puede saltar a la palestra con mucha facilidad. Pero es el momento de la calma en el Bernabéu, porque son días muy delicados no ya para la entidad, si no para los futbolistas y cuerpo técnico que son los que tienen que dar la cara en el césped.

Eso sí, no seré yo quien niegue que los blancos tienen grandes problemas. Lo que sí me niego a aceptar es que esos asuntos se centran en la ausencia de Cristiano Ronaldo como intentan hacernos llegar desde la prensa. El portugués es un jugador clave en el juego blanco, en un planteamiento como el del Real Madrid, con poca incidencia en las bandas, es importante contar con un futbolista en el once que no le haga ascos a pisar la línea de cal y encarar al defensa sin pudor. De lo contrario el fútbol se convierte en algo demasiado plano y fácil de frenar para el rival.

Otro nombre a destacar entre los problemas blancos es el de Pep Guardiola. No el Pep de ahora, el del año pasado, el que llega a un Barça roto y que necesitaba reiniciarse y lo convierte en una máquina apisonadora en 3 meses. Queda la sensación de que es lo se esperaba de este Madrid de Pellegrini sin tener en cuenta que la directiva blanca ha movido mucho más la plantilla y olvidando también que los blaugranas traían una buena parte del trabajo hecho gracias a Frank Rijkaard y la filosofía instalada de antemano. Pep, además de levantar la moral a sus jugadores, retocó y mejoró un estilo de fútbol. Pellegrini recibe una plantilla con nuevos jugadores y otros que ya estaban y que acabaron el año pasado con una mentalidad de unión y pegada. Ahora se les pide en tres meses la “excelencia”.

Para ello hay que ensamblar las piezas, tener claro qué debe hacer cada uno y sobretodo cuándo debe hacerlo. Eso requiere tiempo y paciencia, algo de lo que se carece en el fútbol español. Aquí entran varios errores de concepto que empiezan en el mismo técnico chileno. Por ejemplo, Lass tiene llegada y por ello le da más libertad para asomarse al área, dejando a Xabi Alonso esperando y tapando la posible contra del rival. ¿Y no será mejor guardar al más potente físicamente? ¿Realmente es necesaria la llegada de Lass para atacar el marco rival?

Si juegas con un 4-2-4 porque ahí no defiende ni el tato, cuídate de que esos dos del centro del campo no sean demasiado alegres con sus subidas, más teniendo en cuenta que se quiere laterales que se incorporen al ataque con cierta asiduidad. ¿No sería mejor pasar del falso 4-4-2 a un falso 4-3-3 donde Granero entre en el centro del campo o que sea el mismo Kaká el que parta de ahí, con Raúl echando una mano en labores defensivas?

Opciones hay muchas, como problemas tienen muchos también. Es ilógica la cabezonería en algunos aspectos, como también es ilógico que se hable ya de dimisiones en un club como el Real Madrid con la temporada aún comenzando. Pero claro, se habla del triplete desde el inicio, se habla de la final del Bernabéu desde junio y se habla de la “excelencia” desde mayo y luego en octubre todos a preguntarse qué es lo que sucede. Ya lo digo yo: en el fútbol, dos más dos no siempre son cuatro.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: