PICHICHI, QUE NO ‘PACHOCHO’

by

“La venida de este Mesías futbolístico embraveció más a la afición. El centenar de escritores deportivos que garrapatean en los periódicos anunció el nuevo dios en una prosa bíblica”. ¿De quién les hablo? Bien podría tratarse de cualquier figura mediática que ocupe diariamente las portadas de los diarios, pero este hombre por edad podría ser contemporáneo de sus bisabuelos. Esta cita de Juan Antonio de Zunzunegui describe a don Rafael Moreno, popularmente conocido como Pichichi.

“Ni pichichi ni pachocho, lo importante es ganar”. Si están al tanto de la actualidad futbolística, sin remedio alguno, habrán oído estas declaraciones de Cristiano Ronaldo. El portugués con esta afirmación ha demostrado su desconocimiento total del futbolista que dio nombre al trofeo que con tanto ahínco y perseverancia él busca, muchas veces rozando el egoísmo.

El pequeño Rafael Moreno Aranzadi, sobrino de don Miguel de Unamuno, dio sus primeras patadas a la pelota en el colegio bilbaíno de los Escolapios. Aun así, fue en la llamada Campa de los Ingleses (sobre la que ahora se alza el museo Guggenheim) donde realmente se forjó como jugador. Allí, los chicos mayores contemplaban como aquel ‘pichichi’ de once años y escasa estatura se enfrentaba a ellos. A sabiendas de la superioridad física de sus rivales buscaba zafarse de ellos con trucos, técnicas y regates para hacerse con el balón e introducirlo a gol.

Su talento no pasó desapercibido y en 1912 pasó a formar parte de la plantilla del Athletic. ‘El emperador del chut’ permaneció en el equipo con su pañuelo anudado a la cabeza hasta 1920, tiempo en el que los leones encadenaron cuatro campeonatos de España consecutivos.

Su gol más famoso no fue en competición oficial, ni tampoco sirvió para ganar el partido. Tuvo lugar el 21 de agosto de 1913, en el torneo triangular entre el Athletic, el Rácing de Irún y el Sepherd’s Busch inglés que inauguraba el estadio de San Mamés. Alfonso XIII y María Cristina de Habsburgo, su madre, fueron testigos de cómo Pichichi marcaba ante los guipuzcoanos el que se convirtió en el primer tanto en la ‘Catedral’.

Tras conseguir la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Amberes con la selección española y tras la consecución de la Copa ante el Athletic de Madrid con 28 años (considerado todo un veterano en aquella época) llegó el momento de su retirada. No quería alejarse del fútbol y estudió para ser árbitro, pero en esas estaba cuando una ración de ostras en mal estado le hizo enfermar de tifus y acabó muriendo el 1 de marzo de 1922.

21 años después de su muerte (para ser más exactos, desde el 18 de febrero de 1953), el galardón al máximo goleador del campeonato liguero pasó a llamarse Trofeo Pichichi. El entonces presidente de la Delegación Nacional de Deportes, el general Moscardó, autorizó a la Federación Española la instauración de este premio propuesto por los diarios Arriba y Marca. El destino quiso que fuese otro histórico jugador del Athletic como Telmo Zarra quien se llevase el primer trofeo a casa. Desde entonces han sido numerosos los ilustres jugadores que se han alzado con este galardón, entre los que destacan con cinco premios Di Stéfano, Quini y Hugo Sánchez.

Anuncios

Etiquetas: ,

Una respuesta to “PICHICHI, QUE NO ‘PACHOCHO’”

  1. david Says:

    quiero gana el bata de oro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: