VIOLINES CONTRA TAMBORES por Gorka Pérez

by

El encuentro que esta noche protagonizarán F.C. Barcelona y Manchester United no tiene comparación posible. Ni con una batalla de naciones, ni con un enfrentamiento militar ni siquiera con un juego de estrategia. Es verdad que se enfrentan los campeones de dos grandes ligas, la española y la inglesa, pero sobre todo se enfrentan dos cometas con una trayectoria iluminada, sobrenatural que hace presagiar una colisión estelar. Por un lado la elegancia culé, el encaje de bolillos del cuadro de Pep, capaz de tejer con hilos de seda la armadura más voraz e infranqueable. Por el otro lado la creación ‘Fergusonian’ por excelencia: dinamita + ebullición + retaguardia =  explosión.

A la cabeza de ambos proyectiles dos iconos: el ‘messias’ y el divino. Sólo en un terreno de juego pueden compararse dos creadores tan dispares como Leo Messi y Cristiano Ronaldo. Comparten la afición por lo arriesgado, lo memorable, lo deslumbrante… difieren en la manera de lograrlo. Para uno el espectáculo tiene un tiempo calculado, normalmente 90 minutos, a veces algo más. Para el otro, los partidos son sin duda el escenario principal, pero hay otras atmósferas igualmente adictivas. Ambos se han empeñado en negar el duelo, en evitar como sea la comparación, la pelea por un trono codiciado por millones de personas en todo el mundo. Son conscientes de que por sí solos jamás podrán alcanzarlo. Quizás esté aquí la clave del partido. El Barça ha demostrado no ser una partitura de un solo instrumento. A veces hay solos de orquesta, pero la melodía siempre fluye por todo el grupo. La composición inglesa cambia el violín por el tambor. Aun así ambas composiciones influyen en el rival de la misma manera: lo envuelven, lo dominan y terminan por aniquilarlo. En cierta manera, las notas son las mismas en ambas orquestas. Todas tienen como estrofa final la victoria, la gloria.

La trayectoria de ambos equipos esta temporada no ha hecho más que agrandar la trascendencia del partido de esta noche. Se encuentran cara a cara los mayores dictadores del año. Campeones de Liga y de Copa en ambos campeonatos, sólo el trofeo de la Liga de Campeones podrá distanciar a un equipo del otro. El ganador de esta noche habrá conquistado el trébol que tantos y tantos clubes han deseado a lo largo de toda su historia y que la mayoría jamás llegarán a conseguir. A pesar de que la fragancia absorbente ideada por Guardiola esta temporada coloca a los blaugranas como favoritos, al otro lado aguarda un rival igualmente temible.

Tras ellos la historia, el reconocimiento mundial, el clímax… sólo una melodía podrá conquistarlo. Luchan violines contra tambores.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: