DÍA Y NOCHE SE CRUZARON EN EL CALDERÓN

by

atl-ath1

Este domingo a las 5 de la tarde saltaban al terreno de juego del Vicente Calderón dos equipos con rachas opuestas, un Atlético de Madrid venido a menos desde que este año 2009 empezó a rodar (en el que todavía no ha ganado, ni siquiera empatado) y un Athletic Club que va a más desde hace ya mes y medio. El partido prometía y además las críticas a Javier Aguirre añadían un puntito extra de picante al partido. Tras el partido nada ha cambiado, los que llegaban tranquilos al partido siguen igual y los que llegaban con dudas parecen querer hacer honor a aquella gran serie de los 80, “Los problemas crecen”.

Dejando de lado a los Shiver y compañía, el Atlético de Madrid muestra unos problemas claros que todo el mundo empieza a conocer. Cuentan con unos laterales de un nivel justito para la Primera División (al menos en las dos últimas campañas), el centro del campo es inexistente y la defensa hace aguas a nada que se les apriete. Hasta aquí nada nuevo. Acudir al mercado de invierno puede ser más que una solución, casi una obligación.

Es cierto que el equipo colchonero está metido de lleno en la lucha por la Champions, aunque ya están a dos partidos de diferencia con el cuarto puesto. Este dato debería bastar para no hacer saltar las alarmas en el Calderón, pero la alerta roja parece que sonó hace tiempo. Más allá de los problemas antes comentados el Atlético tiene otra deficiencia muy sangrante: la escasa profundidad de su banquillo. Apenas 13-14 jugadores pueden ofrecer un gran rendimiento, el resto son de un claro nivel inferior a sus compañeros. Esto por mucha tripleta atacante o por mucha estrella argentina que tengas se acaba pagando caro, especialmente si en enero-febrero sigues en 3 competiciones como es el caso. Por tanto traer un par de refuerzos para conseguir más jugadores de garantías es necesario. No hay porqué traer un jugador que solucione todos los problemas del equipo, más bien uno o dos jugadores que hagan más fuerte y completo al equipo, con otras palabras: más competitivo. Obviamente las zonas a reforzar todo el mundo las conoce, un mediocentro con buen gusto con el balón (Banega puede valer pero no deja de ser un jugador cedido que posiblemente en junio vuelva al Valencia) y un par de laterales es lo más básico.

En Bilbao todo es diferente. Las críticas al trabajo de Joaquín Caparrós parecen enterradas. Las palabras fútbol y espectáculo no aparecen unidas en ninguna hoja del cuaderno de ruta del entrenador de Utrera y la afición es consciente de ello. La consigna es clara: ser fuertes atrás para sufrir lo menos posible, las líneas lo más juntas posible y sin complicaciones a la hora de frenar el avance rival. Y es en esto donde los futbolistas rojiblancos saben haber mejorado en estos últimos meses tras un mal inicio defensivo en el que un equipo que había terminado como el cuarto menos goleado la temporada pasada, comenzaba esta como uno de los mas goleados.

Dice Caparrós que él no coarta la libertad de los futbolistas a la hora de crear y tener el balón. Algo a poner en duda cuando dejas a tu mejor jugador con el balón en los pies (Yeste) en el banco, en la banda (donde dice no encontrarse del todo agusto y donde algunas de sus cualidades quedan completamente minimizadas) o le maltratas sustituyéndole siempre en primer lugar, sea cual sea el resultado. También habría que poner en duda las palabras de Caparrós cuando el equipo sale al terreno de juego con dos bregadores como Javi Martínez y Carlos Gurpegui. Intencionadamente o no, es normal que el equipo lo pase mal con la pelota cuando ellos coinciden en el campo.

Pero a pesar de estos apuntes, el equipo va a más con la pelota en los pies, los jugadores comienzan a disfrutar con ella, algo que sin duda viene reforzado por la mejora defensiva mostrada. Además, el equipo parece haberse dado cuenta que existen más recursos aparte del balón en largo a Fernando Llorente, aspecto que además hacía sufrir más al equipo al abrir líneas para apoyar a los dos delanteros. En esta mejoría ofensiva hay que destacar varios nombres. Pablo Orbaiz está teniendo pocos problemas físicos y lo notan él y el equipo. En las bandas ya no hay intermitencias y tanto Susaeta como David López están haciendo daño. Desde atrás Andoni Iraola se incorpora por sorpresa y con calidad y peligro. Y por supuesto el gran salto adelante dado por Fernando Llorente, con 19 goles en los últimos 35 partidos.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: