TERREMOTO EN DONOSTI

by

Hace menos de un año Iñaki Badiola tomó los mandos de la Real Sociedad. Un equipo tradicionalmente de Primera, relegado a Segunda como consecuencia de su mala planificación deportiva y una nefasta administración. El nuevo presidente llegaba con unos inversores asiáticos, la dirección deportiva de Pako Aiestaran y la idea de que la Real acabase el año en Primera. Muchos pensábamos que de esta forma se decía adiós a los malos tiempos encabezados por José Luis Astiazaran o Miguel Fuentes, pero en este tiempo hemos comprendido que aquello no era más que mera palabrería y filosofía barata: los chinos no han aparecido, Aiestaran se tuvo que ir y los donostiarras siguen en la división de plata.

El por ahora presidente del equipo ‘txuri-urdin’ es un tipo de esos que gustan a los periodistas y desesperan a los seguidores del club. De fácil verborrea y dispensador de titulares en sus ruedas de prensa, en apenas once meses ha cargado contra todo el mundo. Nadie se ha salvado. Ni los que pasaron antes por la Real, ni los medios de comunicación, ni Karlos Arguiñano.

Su llegada al club fue como la de una manada de elefantes a una cacharrería. Se deshizo del director deportivo, Salva Iriarte, y del entrenador, Chris Coleman. Cuando la puerta todavía no se había cerrado, Aiestaran tomó la misma trayectoria. “Si (Juan Carlos) Oliva entra en la ducha del vestuario, a lo mejor le violan cuatro veces”, se mofó Badiola del técnico elegido por el que fuese mano derecha de Rafa Benítez. El presidente realista entonces optó por el entrenador del ‘B’, José Ramón Eizmendi, que tras varios malos resultados fue devuelto al ‘Sanse’. En su lugar llegó Juanma Lillo, un técnico que entiende y filosofea sobre el fútbol, pero que desde que subió al Salamanca a Primera vive de las rentas.

La nueva temporada empezó bajo la sombra de la Ley Concursal y las esperanzas de volver a la máxima categoría. Ocho partidos después vuelven las dudas, ya no hay tanta seguridad en Anoeta y se prevé una nueva marejada en la cúpula del club. Se empiezan a oír rumores de que Badiola puede abandonar el puesto. Una mala noticia en estos momentos de inestabilidad en los que ¿qué otro ‘personaje’ se atreverá a ponerse al frente?

Anuncios

Etiquetas: ,

2 comentarios to “TERREMOTO EN DONOSTI”

  1. Christian Says:

    Bueno, como realista, ya he gastado todos los (des)calificativos que admite este personaje. Nos convenció los más humildes accionistas con Zigic y jugadores punteros de la Premier. Dijo que hablaba con Capello, vimos a Quique Flores en Anoeta y nuestro entrenador es un pseudo-poeta que vive de la palabrería más que de las rentas. De Zigic, Baros y Cía hemos pasado a Necati, un turco que prefiere el kebab a la huerta vasca y el Dremel este que nadie, excepto Badiola y los representantes, sabe de donde ha salido. Se cargó a Coleman cuando el equipo estaba estabilizado después de tantos años y echó, faltó al respeto e insultó a uno como Salva Iriarte, leyeda viva del realismo y que lo ha dado todo por la Real, aceptando un puesto que nadie quiso en el momento en que había que demostrar la hombría de uno. Le acuso de llevarse dinero sin pruebas, algo de una bajeza tal que descalifica por sí solo a quien lo dice. Nos mintió con las ventas de China y sobre el estadio. Su llegada es un compendio de mentiras y faltas de respeto que está tardando demasiado en desaparecer. Los seguidores de la Real esperamos que llegue ese consejo y su marcha. Si el equipo está herido, casi de muerte, ya estamos todos convencidos de que él no nos va a salvar.

    un saludo

  2. Ander Restoy Says:

    Yo no sé porqué pero lo de Badiola lo esperaba. Me parecía un vendedor de historias y así me lo sigue pareciendo. Con cada aparición ante los medios crece esa sensación. Aunque por suerte, estas apariciones son cada vez menores, habrá que volver a escucharle si la Real remonta el vuelo supongo.

    Se le vio por donde podían ir los tiros de su gestión en el momento en que decide prescindir de Coleman. Un entrenador que podía gustar más o menos, pero que le había cogido el pulso a la plantilla y que iba a más (creo recordar que se le cesó cuando estaba a 3 puntos del ascenso). Y sobretodo en un momento en el que la plantilla empezaba a creer en el galés y sus métodos, o esa impresión recibía yo desde los medios y desde la lejanía.

    Has nombrado no todas, per sí bastantes de las desfachateces y estupideces que este hombre ha hecho y dicho en la Real Sociedad, así que omitiré repetirlas. Sólo me queda decir que un histórico como la Real no merece tener a semejante impresentable como presidente.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: