CUANDO EL FÍSICO NO ACOMPAÑA

by

Hay veces que jugadas aisladas nos hacen olvidar un mal partido del equipo, una mala racha, o la baja forma de un jugador. Esto último sucedió el pasado fin de semana con Ronaldinho. Marcó un muy buen tanto, pero esto no debe ser motivo que haga olvidar su estado actual. El fútbol le quiere al máximo nivel.

El problema es simple. El Ronaldinho que enamoró al mundo con su juego hacía casi de todo, pero especialmente gustaba su conducción de balón y su visión de juego. La visión de juego sigue ahí como se pudo ver en el pase que dio a Kaká para comenzar la jugada de su gol. La conducción de balón ha desaparecido por completo de su manual de instrucciones y el otro día se vio un ejemplo de ello. Cada vez que tenía contacto con el balón se limitaba a buscar un buen pase en largo o tocar en corto con sus compañeros. Esto le puede hacer un muy buen jugador, pero no volver a ser un gran jugador. Parece muy lejos de conseguir goles como el que hizo ante el Sevilla en el partido de las 12 de la noche o como el que logró ante el Milan.

Pero aún así sigue siendo decisivo. Como ejemplo su primer gol como rossonero. Recibe en el centro del campo, se acomoda el balón, ve el desmarque de Kaká y da un gran pase largo. Carrera de 40 metros, encuentra un hueco en el área, gran salto y mejor remate de cabeza. Resultado final, 1-0 para el Milan y su mejor jugador apenas hizo kilómetros.

Este martes, durante la última media hora final el Zenit puso contra las cuerdas al Real Madrid, dejándolo metido en su área esperando por el pitido final. Uno de los máximos responsables fue Arshavin. Como el brasileño, sus mejores características llegan con la conducción de balón y el desborde. Y como el Gaúcho, otro ejemplo de jugador fuera de forma.

Este hecho hizo que varios equipos europeos se echaran para atras en el momento de cerrar su fichaje el pasado verano. Aún así, parece que el Tottenham lo tiene atado para invierno. Y a pesar de estar fuera de forma y ser menospreciado por algunos medios/periodistas españoles, fue el mejor jugador de su equipo en la pasada jornada de Champions. A diferencia de Ronaldinho, si intentó utilizar la conducción y el desborde para hacer valer alguna de sus cualidades.

El problema de Arshavin es que a día de hoy le falta ese puntito físico de más que le permita irse con más facilidad de sus marcadores como demostró en la Eurocopa. Para conseguir ser determinante, decidió emplear su cintura como elemento clave para realizar sus desbordes. Por momentos parecía un jugador de alguna época pasada. Algo pasado de peso (menos que en verano) y lento, pero importante. Una y otra vez, por la derecha y por la izquierda, intentaba irse de sus marcadores a base de sutiles engaños y movimientos rápidos de cintura. Y lo lograba.

El físico es importantísimo en el fútbol actual, pero como se ha podido ver no tiene porqué ser determinante. Criticados en los últimos meses, Ronaldinho y Arshavin son dos muy buenos jugadores que no quieren perder su status. ¿Volverán a ser grandes jugadores? No si no recuperan su mejor forma física, pero deben ser lo suficientemente inteligentes para poder mantener ese status de estrella, cambiando detalles de su fútbol que no les hagan perder nivel. Esta semana han dado un paso adelante en ese camino y aunque a todos nos gustaría ver al Ronaldinho del Barça y al Arshavin de la pasada temporada, como aficionado disfruto igualmente con estas nuevas versiones.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: