ANCELOTTI SALVA SU CABEZA… DE MOMENTO

by

Ancelotti con Frank

El morbo de la tercera jornada en la Liga italiana era ver si el Milan era capaz de conseguir su primer triunfo liguero. Carlo Ancelotti, un emblema en Milanello, llegaba seriamente cuestionado al partido frente a la Lazio e incluso se rumoreaba que una derrota podía ponerle de patitas en la calle. Los rumores sobre el posible desembarco de Rijkaard cada vez planeaban más cerca. Pero el Milan supuso sobreponerse a este mal inicio y consiguió una contundente victoria por 4-1 frente a los de la capital, que no olvidemos son un serio candidato a luchar por los puestos europeos, posiblemente no opte a los puestos de Champions pero estará cerca.

La nefasta temporada pasada en la que el equipo rossonero , no pudo ni siquiera clasificarse para la máxima competición europea, hizo patente que la plantilla necesitaba un rejuvenecimiento inmediato si quería conseguir volver a la elite. Pues bien, tras los fichajes veraniegos esto se ha producido a medias, por no decir que no se ha producido. La llegada de Ronaldinho, Flamini, Zambrotta o la vuelta de Shevchenko (el hijo pródigo de la afición milanesa) habían devuelto en parte la ilusión. Pero ya en pretemporada se vio que el tema no iba como debiera. Los partidos preparatorios dejaron un sabor de boca muy escaso ya que el juego no era bueno y ni Ronaldinho ni ‘Sheva’ volvían a rememorar sus tiempos gloriosos.

Llegó el comienzo liguero y las malas sensaciones se confirmaron al 100%. El debut liguero en San Siro se saldó con un sonrojante 1-2 ante un recién ascendido como el Bolonia, mientras que el primer partido a domicilio fue igual de negativo, 2-0 ante el Genoa y las primeras balas empezaron a correr por todos los rincones de Milanello. Las primeras juergas de Ronaldinho ya eran ‘vox populi’ y Shevchenko seguía desaparecido en combate. ¿Recuerdan ustedes cuando fueron los buenos años de estos dos jugadores? Parece que hace mucho, pero no tanto.

Todos estos ingredientes eran el cultivo perfecto para que la Lazio, un buen equipo de futbol, la liara ‘parda’, como se dice vulgarmente, en San Siro. Pero no, el orgullo de Ancelotti y los jugadores que salieron al césped, entre los que no estaban de inicio ni el brasileño ni el ucraniano, lo impidieron. Seedorf adelantó en el minuto ocho al Milan pero el argentino Zárate, ojo a este chaval que en un futuro no muy cercano habrá lucha entre los grandes por hacerse con sus servicios, empató la contienda. Un soberbio gol de Zambrotta desde fuera del área puso al Milán por delante en el marcador y dejó encarrilado el choque, que se sentenció con los goles de Pato y de Kaká. Ancelotti de momento puede dormir tranquilo pero las exigencias en Milan harán que sea una temporada dificil. Todo lo que no sea conseguir la Copa de la UEFA y luchar por la Liga hasta el último momento será considerado como un fracaso. Rijkaard seguirá hasta entonces al acecho.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: